Somos producto

octubre 11, 2011 - No hay comentarios

Las personas desarrollamos nuestra carrera en un mercado laboral en el que debemos resultar competitivos para poder permanecer activos. Desde que pertenecemos o queremos acceder al mismo, nos convertimos en un producto que debe resultar atractivo y completo para las empresas, que, a efectos prácticos, serán nuestros compradores. Para ello, tenemos que comenzar planteándonos las necesidades empresariales que queremos cubrir para poder entrenar las competencias adecuadas.

Si estudiamos nuestra carrera como si fuera un producto, encontraremos al menos 5 similitudes que podemos aplicar con éxito a nuestra vida profesional:

– Un producto debe tratar de cubrir las necesidades del mercado de la manera más perfecta posible. De esta manera no solo querrán contar con nosotros, sino que, además, estarán dispuestos a pagar más por nosotros.
– Tenemos que mantenernos actualizados según la evolución de las necesidades empresariales. Para ello tenemos que adoptar un sistema de aprendizaje continuo que nos mantenga en buenos ratios de calidad.
– Un producto compite con otros, pues el mercado se encuentra abarrotado de alternativas. ¿En qué te diferencias tú? Es algo que debemos plantearnos, pues no estamos aislados en el mundo laboral. Los elementos diferenciadores se pueden encontrar en el terreno actitudinal, aptitudinal, de experiencia y formativo.
– Ser un buen producto es tan importante como saber vender las virtudes del mismo. Para ello tenemos que mostrarnos activos en la búsqueda de trabajo y entrenar nuestras habilidades comerciales aplicadas a las entrevistas de trabajo. ¿De qué te sirve ser el mejor si no puedes transmitirlo?
– Tanto un producto como un trabajador debe tratar de pasar el menor tiempo posible en la tienda. Para lograrlo tenemos que aplicar nuestros esfuerzos a encontrar una empresa que apueste por nosotros y para ello nos puede ayudar otra pregunta: «¿Qué móvil dura menos en tienda?» Piénsalo… los productos más completos y con mejor marketing son los más comprados pese a su alto precio.

Que no nos asuste vernos a nosotros mismos como un conjunto de características, pues eso es lo que harán las empresas cuando reciban un currículum. Tienen una necesidad y buscan al mejor profesional para cubrirlas. Así de sencillo.  Obsérvate a ti mismo, decide tu objetivo, comprueba lo que necesitas para lograrlo y mejora. No pierdas el tiempo y piensa en cómo mejorar. Tu futuro te está esperando.

Por Germán Rodríguez Udiz @grudiz | Colaborador de la MBA Business School