Profesores de MBA Business School: Borja de Mesa

mayo 9, 2013 - No hay comentarios

Borja de Mesa es uno de los profesores de MBA Business School, en la asignatura de Comunicación Interpersonal del Programa Especializado de Habilidades Directivas en Tenerife. Licenciado en Derecho por la Universidad Carlos III de Madrid. Siete años de experiencia en Consultoría y formación en habilidades directivas a nivel internacional. Consultor y Gerente de una asociación empresarial en Tegueste.

 

¿Qué es la escucha activa?

La escucha activa, sencilla pregunta con compleja respuesta. Personalmente implica escuchar con todos los sentidos, sumándoles a éstos el componente de interés por el fondo y sobre todo por la persona que te comunica. Conlleva además un ejercicio mediante el cual desconectamos de forma consciente, durante ese periodo de escucha, los filtros que condicionan y comprometen nuestra posición de receptor del mensaje. No es sencillo y menos cuando contamos con que nuestra naturaleza es contraria a este proceso y tendemos a sustituir su mensaje con la preparación de nuestra replica anticipada. La buena noticia es que esta habilidad se puede trabajar con lo que todo es solucionable.

¿Dónde está el punto intermedio entre la cercanía con el empleado y la distancia debida del directivo?

A mi modo de ver estaría en la confianza, pero no como un punto intermedio sino como un requisito de trabajo. Por ello el concepto de “distancia debida” como condición de la relación laboral no me acaba de cuadrar del todo. Habría que analizar la casuística aunque en el año 2013 considero que se deben de vencer determinadas barreras de corte jerárquico y trabajar más factores como la autonomía en el desempeño de un puesto de trabajo, lo mismo los resultados nos sorprenden en lo positivo.

¿Hasta qué punto debe un empleado conocer los entresijos de una empresa? ¿En qué medida afecta este conocimiento (positiva o negativamente) a su productividad?

Recogiendo el testigo de lo anterior, vivimos en la era de la información, todo fluye a una velocidad de vértigo y las necesidades se presentan exigiendo respuestas casi inmediatas. La retención de datos en pro de salvaguardar posiciones dentro del organigrama de una empresa ha sido una estrategia adoptada durante mucho tiempo, incluso a niveles muy superiores a los de la empresa, con resultados dudosos para el desarrollo, hoy en día, en los nuevos modelos de empresa que están surgiendo pienso que la transparencia solo puede beneficiar, partiendo de la base de la buena fe presunta dentro del proceder de la compañía. Un empleado que goza de confianza, que no encuentra bloqueos en el territorio empresarial que le ocupa, es un empleado mucho más comprometido con la empresa y esto redunda en beneficios directos para todos los actores.